Tenencia de elefantes en zoos- historia

El criterio por el que se decide qué especies de animales salvajes son apropiadas para vivir en los zoos, es su comportamiento natural, o en qué grado pueden vivir en manos humanas. En el caso de los elefantes, los componentes que forman los elementos principales de su comportamiento natural son los siguientes: necesidad de movimiento, la conducta de confort, comportamiento social y comportamiento alimentario. El grado en el que se abarcan estas necesidades difiere entre zoos, y a veces de manera considerable.

Requerimientos de espacio:

Incluso hoy en día, en muchos zoos los animales terrestres más grandes del mundo viven en espacios reducidos. De las 136 instalaciones de elefantes en Europa, 58 tienen praderas exteriores de menos de 2.000 m². En 25 casos, las praderas son menores de 1.000 m² (el 18,4 % datos de junio de 2010). En los zoos alemanes todavía existen requerimientos legales mínimos intolerables.

Ejemplo: de acuerdo con las directrices válidas hoy en día, una pradera de 150 m² (!) se considera suficiente para un elefante macho en un zoo. Este área corresponde a menos de una cuarta parte del área de penalty de un campo de fútbol – y se supone que un elefante tiene que vivir allí durante décadas. Una de las consecuencias de dichas provisiones increíbles son problemas de patas incurables, cuya consecuencia es la muerte agonizante de los elefantes. En 9 de 28 zoos alemanes, los elefantes viven en recintos menores de 2.000 m². Esto
corresponde a casi un tercio de todas las instalaciones (junio 2010). En la actualidad, en cuatro instalaciones los elefantes tienen que vivir en un área de menos de 1.000 m². Provisiones mínimas para los elefantes en Alemania:
Säugetiergutachten (1996/BML -Ministerio de Agricultura, Alimentación y Bosques- ).

Debido a razones climáticas, muchos elefantes tienen que quedarse en recintos cerrados durante la noche o durante períodos más largos durante el invierno. Aún son demasiados los animales de climas templados que viven en zoos, que tienen que quedarse en pequeños recintos con suelos de cemento durante medio día o durante todo el día, a veces durante semanas e incluso meses, a menudo encadenados. Como consecuencia de la presión de grupos de científicos, estas provisiones están siendo revisadas. Sin embargo, el resultado sigue incierto y podría resultar menos favorable de lo esperado -debido a la influencia de algunos directores de zoos más conservadores.

Los zoos modernos superan los requerimientos mínimos legales. Hoy en día existen cada vez más recintos quesimulan el hábitat natural de los elefantes, o sea, de 1 a 2 hectáreas como mínimo:  21 zoos europeos tienen recintos para elefantes de más de 1 hectárea (una sexta parte del total, datos de junio de 2010). En 2010, trece zoos tenían recintos de entre más de media a una hectárea. Además, en 2010 una cuarta parte de los zoos con elefantes en Europa tenían praderas exteriores de 5.000 m² a 200.000 m² (de 0,5 ha. a 20 ha.) para sus elefantes. El recinto más grande del mundo es el del zoo español de Cabarceno.

Cada vez más zoos implantan recintos interiores para elefantes adaptados a climas templados. En los recintos más modernos, los animales pueden usar una parte interior común por la noche y durante el invierno. Sin embargo, son necesarias instalaciones para mantenerlos temporalmente separados.

_____________________________________________________________________________________________ 

Conducta de confort y cuidados propios :

Incluso en 2010, demasiados recintos todavía no estaban suficientemente equipados con material con el que pudieran jugar o `asearse´. Algunos no tienen nada para el baño y ni siquiera zonas con sombra. Esta falta de elementos incrementa las tensiones.
Por toda Europa se pueden encontrar ejemplos de instalaciones para elefantes insuficientemente equipadas. En la mayoría de los recintos del clima central europeo, donde los paquidermos a menudo pasan 14 ó a veces 23 horas al día (en invierno), el mamífero terrestre más grande todavía tiene que caminar sobre suelos de asfalto. A munudo, esto tiene como resultado problemas de patas que, en el pasado, solían tener como consecuencia la muerte.

Las instalaciones de elefantes bien equipadas permiten a los animales cuidar de su piel y preocuparse por alcanzar la comida, etc, además de comportamientos sociales. Esto se consigue con rebolcones de barro y piscinas adecuadas, montones de tierra arcillosa o de arena, y posibilidades de rascarse. El suelo natural ayuda a mantener las patas sanas. Las áreas con sombra para cualquier animal se pueden conseguir con toldos o con islotes de plantas elevados. El enriquecimiento en forma de neumáticos o pelotas son buenos contra el aburrimiento. Las barreras y los caminos circulares ofrecen lugares para apartarse del camino de otros y retirarse. Así, se suavizan las tensiones sociales.

Las instalaciones interiores bien equipadas por ejemplo Amersfoort zoo, Holanda, o Chester zoo, Inglaterra, se caracterizan por extensas áreas de suelo natural y posibilidades para la conducta de confort (baño, rascado). La arena en recintos interiores proporciona descanso de las patas y permite distraerse y tumbarse por la noche o durante los largos días de otoño e invierno. Dadas unas instalaciones correctamente estructuradas, los elefantes de zoos pueden desarrollar una conducta de confort de la misma forma que lo harían en su ambiente natural.

_____________________________________________________________________________________________

Comportamiento social:

Los grupos formados exclusivamente por hembras adultas -sin machos ni crías- reducen las posibilidades de un comportamiento social típico de la especie. En lugar de eso, aumentan las posibilidades de pelea entre las hembras -particularmente aquellas que no han tenido su propia descendencia.

Cuando las hembras nacidas en zoos son transportadas a otras instalaciones sin sus madres, ambas pierden su compañero social más importante. La separación de madres e hijas no sólo reduce el grado de autoocupación entre ellas, sino que también puede causar mucho estrés en los animales afectados. Pero los machos también son animales muy sociales; no son los `lobos solitarios´ que se creía durante mucho tiempo. Los zoos que tienen a sus machos separados del grupo, o que los juntan sólo para criar -a menudo en instalaciones demasiado pequeñas- no están trabajando con sus elefantes de forma apropiada de acuerdo con su comportamiento natural.

Estos gigantes inteligentes sólo son capaces de vivir de acuerdo a su intenso comportamiento social si
las madres y sus hijas permanecen juntas. Hoy en día, los zoos modernos permiten a las madres establecer grupos familiares con sus hijas y con sus crías. El zoo de Howletts (Gran Bretaña), por ejemplo, cría con una familia de cuatro generaciones.

En este tipo de grupos familiares, las hembras pueden vivir de acuerdo en gran grado con su comportamiento social natural.
Los zoos que tienen a sus machos adultos con sus hembras hablan de los efectos positivos que esto tiene en sus animales. De esta manera, los machos adultos también tienen más posililidades de movimiento.
En el caso de crías machos, el zoo se enfrenta con la duda de mantener grupos de machos solos. En el futuro no se podrá utilizar a cada macho adulto para criar directamente; sin embargo, existen
ejemplos de grupos de machos solitarios que funcionan bien en Europa.

____________________________________________________________________________________________

Comportamiento alimentario.

Sólo poniento porciones individuales de heno y comida concentrada en el suelo una o dos veces al día no permite que estos animales se alimenten de acuerdo a su comportamiento natural de proporcionarse su propia comida. En los zoos en los que los elefantes se alimentan de esta manera, la duración de la ingesta es claramente más corta. La ocupación se reduce si a los elefantes se les ofrece muy poco para curiosear.

La selección de métodos o sistemas de alimentación apropiados hace posible que los elefantes se mantengan ocupados todo el día. Estos métodos o sistemas incluyen redes alzadas con heno o barriles con comida, tuberías de cemento llenas de `golosinas´, comida esparcida por el suelo, etc. Si los elefantes tienen comida compacta, por ejemplo ramas, necesitan más tiempo para preparar su
comida, cosa muy positiva.

_____________________________________________________________________________________________

Sistemas de tenencia:

Contacto directo (C.D., contacto libre o `hands on´):

A diferencia de otros animales, casi todos los elefantes de zoos han sido entrenados y dominados en contacto directo por sus cuidadores. Algo así sólo es posible si los animales salvajes son encadenados al menos temporalmente. La ventaja: aparentemente un cuidado del animal y un tratamiento veterinario más fácil y cierta ocupación al aprender órdenes especiales. La idea de que los elefantes pudieran estar más o menos `bien custodiados´ se utilizó para justificar el hecho de que estos gigantes inteligentes vivían en instalaciones pequeñas e insuficientemente equipadas. Sin embargo, el resultado fue que el elefante se convirtió en el animal salvaje más peligroso de zoos y circos.

Así, tener elefantes en contacto libre sin proteccíón conlleva un riesgo de accidente considerable. Las primeras modificaciones se hicieron para la tenencia de machos, pero fueron seguidas de una cadena de accidentes causados por hembras. De hecho, tres tercios de los ataques a humanos son causados por hembras.
Aparte de los zoos alemanes, el contacto directo se aplica hoy en día en el 30% de todos los elefantes en cautividad (en una proporción de 3.7). Por otro lado, en Alemania con el 70% del total de elefantes se sigue trabajando sin barreras protectoras (en una proporción de 7:3, datos de abril de 2009).
En el caso de que se trabajara en condiciones adecuadas, el entrenamiento en manos de los jefes del grupo (dominancia del cuidador como el llamado `super alfa´) no es necesario para que estos paquidermos mentalmente evolucionados se mantengan entretenidos. Se puede observar por toda Europa una tendencia a cambiar la filosofía, con el resultado de una evolución de contacto directo hacia sistemas que permiten cuidados de elefantes de gran calidad sin poner en peligro a los cuidadores.

Contacto protegido (C.P. o `hands off´):

Trabajar en contacto protegido hace posibles ciertos tratamientos necesarios y sirve de ocupación
complemantaria. Con animales entrenados, los cuidados médicos son posibles de igual manera que
con contacto directo. La aplicación de este sistema le quita sentido a la necesidad de dominar a los
elefantes para suprimir el comportamiento jerárquico, o de encadenarlos. Para alcanzar buenos
resultados, es necesario un trabajo sensible de manos de cuidadores de elefantes cualificados.
El sistema de contacto protegido hace posible que los animales se mantengan distraídos y que se
puedan llevar a cabo todas los tratamientos sanitarios sin poner en peligro a los trabajadores
.

 

Sin contacto (S.C., a veces también llamado `hand off´, lo que puede llevar a malentendidos):

Un nombre más apropiado sería `sin entrenamiento´. A los elefantes no se les entrena en absoluto. Este sistema afecta poco a los animales en su rutina diaria, pero no permite medidas sanitarias sin sedación. Tampoco existe el ejercicio mental de los elefantes que supone aprender y colaborar con los trabajadores.
En nuestra opinión, los buenos cuidados de los elefantes (piel y patas) sin ningún proceso veterinario sólo es posible si las instalaciones están extraordinariamente bien equipadas y con unas dimensiones que se corresponden con las de sus hábitats naturales.

____________________________________________________________________________________________

Especies emblemáticas:
Los elefantes que viven en buenas condiciones muestran un buen grado de comportamiento natural.
Así, debido a su popularidad, los elefantes de zoos modernos pueden ser para el público
representativos de su especie y su hábitat, y pueden concienciar de cómo la influencia humana les
amenaza.
Durante la pasada década, algunos zoos en Europa han mejorado sus instalaciones de elefantes. Y lo
hicieron con éxito. Como resultado de unas instalaciones seguras para machos y de unir machos con
hembras jóvenes, más de 100 elefantes han nacido en los últimos 10 años. Sin embargo, en un
70% de todos los zoos europeos las instalaciones para elefantes son inaceptables, alejándose de
lo adecuado para su biología como animales salvajes. En estos casos, se impone la necesidad
de futuros cambios.

 

Tenencia Conclusión:
la Asociación Europea para la Protección de los Elefantes/ European Elephant Group se basa en hechos que emergen no sólo de la evaluación de aspectos negativos, sino también de la apreciación del éxito. Las provisiones obsoletas estipuladas por los legisladores, o las decisiones tomadas por los zoos o ministerios, son cuestionados por nuestra organización de la misma forma que lo es la crítica general sobre la tenencia de elefantes, ya que dicha crítica es técnicamente insostenible.


Aquí puedes encontrar un artículo detallado comparando los déficits de las instalaciones de elefantes antiguas con el potencial de las instalaciones de elefantes modernas.
Algunos ejemplos indican que hoy en día, los dueños de elefantes en Europa están abiertos a conocer las necesidades de estos animales en la medida en que, bajo la opinión de la Asociación Europea para la protección de los Elefantes, en principio las dos especies de elefantes pueden vivir bajo cuidados humanos de manera apropiada de acuerdo a su comportamiento (en el sentido de `apropiado para la
especie´).

Nuestra documentación de 2002 -`Elefantes en zoos europeos y en safaris´- proporciona datos detallados de la tenencia de elefantes en Europa (datos de 2002), incluyendo un análisis del estudio de Oxford.
Nuestra valoración en 2006 -`Elefantes en zoos europeos y en safaris´- contiene datos actualizados sobre las cantidades de animales y los sistemas de tenencia, así como información sobre tamaños de las instalaciones (datos de noviembre de 2006), en inglés.